Antequera, ciudad malagueña situada en el principal cruce de caminos de Andalucía, ha sido y es paso obligado de los viajeros de todos los tiempos. Por su estratégica situación se le llama “el corazón de Andalucía“.

Las características naturales de Antequera han hecho de ella lugar de tránsito y asentamiento de las distintas comunidades que desde el Paleolítico se establecieron en la Península Ibérica. La Edad del Bronce, sin embargo, es la que nos ha dejado los más importantes restos prehistóricos como son el Conjunto Dolménico de Menga, Viera y El Romeral, siendo declarados en 2016 Patrimonio Mundial por la UNESCO junto al Paraje Natural de El Torcal y La Peña de los Enamorados.

Su magnífico conjunto monumental, declarado Bien de Interés Cultural, es fruto de su historia ininterrumpida de más de 4.500 años, y se plasma en más de medio centenar de edificios de la arquitectura religiosa y civil, vestigios de sus muchos siglos de historia: dólmenes, colegiatas, iglesias, conventos, palacios, arcos, puertas, alcazaba, capillas, ermitas, casas señoriales y palacetes. También sus atractivos naturales como la fértil Vega, la Peña de los Enamorados, el Caminito del Rey en el Chorro, El Torcal -paisaje kárstico de primer nivel- y su gastronomía propia la convierten en un destino “directo a tu corazón” en el que, además, el visitante podrá vivir experiencias únicas de la mano de la marca Tu historia en el Recinto Monumental Alcazaba-Real Colegiata.

En la actualidad, se vive un fuerte y progresivo incremento de la actividad turística, fundamentada en que Antequera es un importante nudo de comunicaciones y un destacado centro logístico y de turismo, “km 0 de Andalucía”, a escasos kilómetros de Málaga, Granada, Córdoba y Sevilla.

Antequera, Ciudad Europea del Deporte 2018

Antequera es una ciudad que se vuelca con el deporte. Cuenta con la mejor instalación cubierta de atletismo de Andalucía, con una pista fija donde se celebran los campeonatos más relevantes de la región y algunos otros nacionales: el centro de Atletismo. La ciudad también acoge campeonatos de golf, balonmano (Copa del Rey), fútbol sala, fútbol sub 21, tenis de mesa…, además de haber sido salida y fin de etapa de la Vuelta Ciclista a España.

Antequera, situada en la provincia de Málaga, es una de las ciudades andaluzas con más patrimonio histórico.

Coronada por la Alcazaba y por la Real Colegiata de Santa María La Mayor, en su casco antiguo se suceden colegiatas, iglesias, conventos, palacios, arcos, puertas y ermitas que son inigualables. Además, a sus afueras se encuentran importantes enclaves arqueológicos, como los dólmenes de Menga, Viera y El Romeral, declarados Patrimonio Mundial de la UNESCO en 2016 junto al Paraje Natural de El Torcal y La Peña de los Enamorados.

La ciudad baja también ofrece un recorrido histórico y monumental, asombrando la treintena de edificios religiosos existentes que le han atribuido a Antequera el reconocimiento de “Ciudad de las Iglesias”. La Iglesia de San Sebastián, con su fachada de estilo renacentista y su torre de estilo barroco o la Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, de estilo manierista-barroco, que alberga en su interior un retablo mayor del siglo XVIII, con el camarín de la Virgen de los Remedios, patrona de Antequera, son un buen ejemplo de ello.

El recorrido por la calle Infante Don Fernando permitirá conocer la Iglesia de San Agustín, el Palacio Consistorial y la Iglesia de San Juan de Dios.

Además, destacan otros lugares de gran interés como el Convento de la Encarnación, frente a la Plaza del Coso Viejo, donde se halla el Museo de la Ciudad y el Convento de Santa Catalina de Siena; la Plaza de las Descalzas, con el Convento de San José; y la Cuesta de los Rojas, que conduce a la Iglesia del Carmen, situada en la plaza del mismo nombre, y con un valiosísimo retablo barroco en madera sin policromar.

La estación de AVE Antequera-Santa Ana está situada a 15 kilómetros del casco urbano. Es punto de partida y llegada de trenes con destino a Madrid, Barcelona, Málaga, Granada, Sevilla, Córdoba y Algeciras. El edificio que alberga la estación cuenta con un diseño moderno, con muros de cristal de cuarzo y cubiertas planas.

Antequera cuenta con dos ferias consideradas ‘Fiestas de Interés Turístico de Andalucía’. La Real Feria de Agosto, cuyos orígenes se remontan al 1748, fecha en la que el rey Fernando VI concedió a Antequera el privilegio de celebrarla con carácter anual. La inauguración del alumbrado oficial marca el inicio de la Real Feria y, a partir de esa noche, la ciudad se transforma durante toda una semana, con múltiples acontecimientos de ocio, arte y diversión, dirigidos a todos los públicos. Otra de sus fiestas es la Feria de Primavera, que se celebra paralelamente a AGROGANT (Feria Agrícola y Ganadera), que aglutina una gran diversidad de eventos, como la feria agroalimentaria, el concurso subasta de la cabra malagueña, un maratón fotográfico y actividades de promoción turística de la ciudad.

Pero si lo que buscas es diversión nocturna todo el año, en Antequera puedes encontrar numerosos establecimientos de ocio nocturno, concentrados principalmente en la calle Calzada y la Alameda de Andalucía.

También cabe destacar las distintas actividades que se organizan en los diferentes recursos durante el periodo estival “Antequera, Luz de Luna” (desde mediados de junio hasta mediados de septiembre), el Festival de Blues o el Nájera Jazz, que se celebran igualmente en verano.

Por último, no dejes de conocer la Semana Santa Antequerana, fiesta con elementos propios diferenciadores como “correr la vega”, tradición declarada Fiesta de Singularidad Turística Provincial por la Diputación Provincial de Málaga.

La gastronomía es un atractivo complementario de la oferta turística de Antequera. En nuestra comarca, la gastronomía viene determinada por la geografía, por los productos que se cosechan en la Vega –con predominio de los cereales, las hortalizas y el aceite de oliva- y por la idiosincrasia de la gente.

Uno de los platos más conocidos de la gastronomía antequerana es la porra, que se elabora fundamentalmente con pan, aceite, ajos y tomates. Otros primeros platos típicos son: el ajoblanco, el pimentón, el gazpachuelo, las migas y algunas ensaladas, siendo el pío antequerano una de las más propias. También son típicos otros productos como embutidos, el queso de cabra, el aceite de oliva o las conservas. En repostería encontramos alfajores, mantecados o angelorum, sobresaliendo en los postres el bienmesabe, sin olvidarnos tampoco de los pestiños, torrijas y roscos, propios de nuestra Semana Santa.

Y no podemos cerrar este apartado sin hablar del mollete, que pronto gozará de Indicación Geográfica Protegida.

Es imprescindible visitar los principales enclaves turísticos, teniendo en cuenta que tenemos el 80% del patrimonio cultural de la provincia de Málaga.

Igualmente destacar los bares de tapas y restaurantes, que no están ubicados en una zona concreta sino que están repartidos por toda la ciudad, lo que ayuda a combinar sin problemas una jornada de turismo cultural y gastronómico.

Además, no olvides dar un paseo por las calles comerciales de Antequera y disfrutar comprando en sus comercios tradicionales.

MÁS SOBRE ANTEQUERA