Cuenca embruja, un encantamiento que deriva de la primaria complicidad entre ciudad y paisaje. Las profundas hoces que tallan los ríos Huécar y Júcar abrazan su cintura, imponiendo sentido y límite a la ciudad. Cuenca es paisaje hasta en su gastronomía, donde el monte está presente en sus platos típicos de caza. Cuenca es color y calor, esa extraordinaria fuerza plástica de la que habla un ilustre forastero transformado en vecino, el pintor Antonio Saura. Hechizo suficiente para que otros pintores como Zóbel, Torner, Rueda, Sempere o el mismo Saura hicieran de Cuenca su lugar de preferencia, el punto idóneo para dar vida, en las famosas Casas Colgadas, al Museo de Arte Abstracto Español.

turismo.cuenca.es

LA CERÁMICA, UNA MUESTRA DE SU ARTESANÍA

Cuenca es una ciudad que enamora a los artistas, por eso son frecuentes las galerías de arte. A su vez, la ciudad muestra una pujante artesanía, especialmente en lo que a cerámica se refiere. En el centro de artesanía Antigua de la Iglesia de Santa Cruz podrás admirar este emblemático arte.

cuenca-puenteLa ciudad de Cuenca ofrece un paseo relajado que te permitirá disfrutar de sus encantos. Descubre, como punto de partida, el casco histórico de Cuenca y su aún conservada estructura de ciudad medieval. La Plaza Mayor, su Catedral, la de Nuestra Señora de Gracia, el Ayuntamiento y la Plaza de la Merced son las paradas de este particular viaje en el tiempo desde el siglo XII hasta el siglo XVIII. Desde la parte más alta del casco antiguo, el Barrio de San Martín, podrás observar las casas edificadas en la roca, los denominados “rascacielos de Cuenca”. En este barrio descubrirás también la Iglesia de la Santa Cruz, actualmente centro de exposición y venta de artesanía.

Si continúas tu recorrido hasta la Plaza de Ronda tropezarás de lleno con una de las antiguas puertas de la ciudad y que da acceso al Puente de San Pablo. Es precisamente en este lugar donde debes hacer una parada contemplativa y disfrutar del símbolo más representativo de la ciudad: sus Casas Colgadas, emblemático edificio gótico de arquitectura civil y que, hasta el siglo XVIII, fue sede del Consistorio de la ciudad. Hoy en día el edificio alberga un restaurante y el Museo de Arte Abstracto Español, fundado por Fernando Zóbel y que reúne obras de importantes autores como Millares, Tàpies, Saura, Chillida, Torner, Mompó, Canogar, Feito, Guerrero.

La extensión hasta Cuenca de la Línea de Alta Velocidad que enlaza Madrid con el Levante permite aproximar a la ciudad a las grandes vías de comunicación peninsulares. En tan sólo 50 minutos desde la capital española, el tren te dejará en la nueva estación situada a 4 kilómetros de la urbe, y un servicio de bus urbano te llevará a la estación de autobuses, de la que también parten numerosas líneas que te permitirán desplazarte cómodamente por la ciudad.

Los amantes del turismo rural encontrarán en Cuenca un lugar donde perderse por rutas verdes alternativas de enormes contrastes. En la provincia podrás distinguir tres grandes comarcas naturales: la Serranía, la Mancha y la Alcarria. En muchos de los pueblos conquenses, de las tres comarcas, pueden verse todavía interesantes construcciones populares, además de conservar costumbres de evidente valor etnográfico.

cuenca-fachadasUbicada entre montes y ríos, si lo que te gusta es el turismo activo y el deporte, Cuenca y su entorno te permiten practicar una amplia oferta de actividades para todas las edades: escalada, piragüismo, descenso de cañones, caballo, bici ….etc.

Las fiestas también ocupan un lugar destacado entre las tradiciones de Cuenca. Algunas de ellas son puramente religiosas y otras son de orígenes tan remotos que te trasladarán hasta las tradiciones paganas de los primeros pueblos ibéricos. Destacan por ser declaradas de Interés Turístico Internacional la Semana Santa de Cuenca y La Semana de Música Religiosa. A finales de agosto se celebran las Fiestas patronales de la Virgen de la Luz, mientras que el 21 de septiembre se festeja San Mateo, con el plato fuerte de las vaquillas enmaromadas trotando por las callejuelas de la ciudad antigua.

La noche conquense también esconde diversión. En la clásica zona de “La Calle” y en la misma Plaza Mayor, en el Casco Antiguo, podrás descubrir bares de copas para todos los gustos, con todo tipo de música y ambientes

cuenca-gastronoDescubre sus guisos tradicionales de caza y pesca, elaborados con legumbres, champiñón, ajos, tomate o pimiento. A estos ingredientes de la cocina básica, añádele todos los matices que ofrece la Mancha conquense, en donde se incluyen los excelentes quesos y los buenos caldos, blancos, rosados, y tintos. Pero sin duda, los platos por excelencia de la cocina de Cuenca y que no podrás dejar de probar son el morteruelo, el ajoarriero y el gazpacho pastor. El cordero preparado de diversas maneras también constituye un plato típico; como sucede con el cerdo, cuya matanza siempre ha tenido un protagonismo especial en la zona. Y no olvides probar los zarajos, tripas de cordero limpias y adobadas, que se enrollan alrededor de dos ramas de sarmiento, y que se sirven cortados en rodajas y se toman principalmente como aperitivo.

En cuanto a los postres, déjate endulzar con el alajú, el líder de la repostería conquense hecho con miel, almendras o nuez y obleas.

cuenca-casas-colgadasOtra forma de disfrutar de la ciudad en el mismo centro es recorrer sus bares de tapas, que podrás encontrar en la Calle San Francisco. También puedes realizar compras en Carretería, el eje comercial por excelencia de Cuenca. Allí se ubicaba el famoso Café Colón con su orquestina y la sombra del reputado periodista César González Ruano, pariendo artículos sin parar.

Y en la parte más antigua de la ciudad, en la Plaza Mayor y sus alrededores, puedes encontrar tiendas de artesanía y cerámica,además de otros establecimientos como  confiterías, donde adquirir los dulces típicos de Cuenca.

MÁS SOBRE CUENCA