Tarragona, bañada de luz, templada de clima, bien emplazada, acodada frente al Mediterráneo, conserva su ciudad histórica sobre un cerro. Ciudad declarada patrimonio mundial, gracias al extraordinario legado que Roma sembró en su geografía urbana, el cual luce en sus murallas, su anfiteatro, su acueducto y su Museo Arqueológico. También tiene uno de los circos mejor conservados que existen. A ello se suma su casco medieval que corona la imponente Catedral, entre gótica y románica, que guarda en su interior un inmenso tesoro histórico. Sin olvidar los rehabilitados tinglados portuarios y la vitalidad del puerto pesquero del Serrallo donde Tarragona sucumbe al Mediterráneo.

www.tarragonaturisme.cat

 

VIVE TÁRRACO

Cuando llega mayo, las Jornadas de Divulgación Histórica Romana Tárraco Viva permiten al visitante contemplar reproducciones de la vida de la época romana. Se reviven juicios, paradas militares y luchas de gladiadores, y en los restaurantes de la ciudad se pueden degustar los platos que ya eran cocinados por sus antepasados romanos.

tarragona-voltacircLa histórica ciudad tarraconense, repleta de restos romanos y medievales, contempla desde su atalaya una nueva urbe de amplias calles y transitadas avenidas que conforman la nueva Tarragona. Piérdete por su parte más antigua donde se conservan los restos romanos que atestiguan su etapa de máximo esplendor, donde se siente el eco de las correrías del emperador Augusto en cada paso. Accede al complejo formado por el Circo y el Pretorio desde la Rambla Vella, a través de la muralla que precede a la Torre de las Monjas. El conjunto de bóvedas que allí se conservan es sin duda el espacio más evocador del conjunto. El final de este recorrido te llevará al Petrorio, que fue antaño sede administrativa, palacio real, cuartel militar, presidio y, en la actualidad, museo. Siguiendo la estela romana, a media ladera sobre la playa del Miracle y contra el horizonte turquesa del Mar Mediterráneo, se eleva el Anfiteatro. Si sigues por la calle Lleida, en la parte baja de la ciudad, verás asomar el Forum de la Colonia, que fue espacio público de la vida política por excelencia.

tarragona_vista_ramblaLa Tarragona moderna, por su parte, te ofrece otra visión histórica de la urbe. Desde el siglo XVI hasta principios del XIX la ciudad se convierte en una plaza fuerte y se construyen los fortines avanzados de Sant Jordi y de la Reina María Estuardo, en la punta de la playa del Miracle. De esta época son las casas nobles de Canals, Montoliu y Castellarnau, con unos magníficos patios interiores. El actual edificio de la Casa Castellarnau data de principios del siglo XV y fue la residencia de algunas de las familias más influyentes de la ciudad. Podréis acercaros al legado modernista repartido por Tarragona a través de otro itinerario en el que seréis testigos de la estética que imperó en la ciudad: los lugares de ocio o de trabajo, las casas o los objetos de culto.

Tarragona cuenta con dos estaciones ferroviarias: una situada en el centro de la ciudad, que ofrece conexión con trenes regionales y de largo recorrido nacional e internacional y otra a sólo diez minutos del centro, la Estación de Alta Velocidad del “Camp de Tarragona”, inaugurada en el 2006 y que supuso un gran avance en la conexión exterior de la ciudad. La nueva estación cubre un abanico amplio de enlaces con Barcelona, LLeida, Zaragoza, Madrid, Córdoba y Sevilla.

Una vez en la ciudad, hay hasta cuatro empresas que te ofrecen el servicio de visitas guiadas. Con ellas podrás conocer con detalle la historia de los monumentos romanos y saber curiosidades y anécdotas de distintos lugares y momentos históricos de Tarragona.

El tren turístico también hace una visita panorámica de la ciudad ofreciendo información en ocho idiomas: catalán, castellano, francés, inglés, alemán, italiano, portugués y ruso.

tarragona-vistanocturna_ciutatTarragona es un lugar que te ofrece pluralidad de opciones para el tiempo de ocio: puerto deportivo, parque subacuático, campo de golf, teatro, auditorio y un casino. La efervescente agenda cultural y de actividades se desarrolla en las temporadas de otoño, invierno y primavera en el Teatro Metropol, mientras que durante el verano se programan en el teatro auditorio del Campo de Marte, al aire libre y al pie de las murallas romanas. Tarragona dispone también de un centro de proyección cinematográfica que reúne un total de 16 salas. A ello hay que añadir la atractiva oferta lúdica del parque temático Port Aventura, a tan sólo 10 kilómetros del centro urbano, que recibe todos los días a miles de visitantes.

Y si quieres disfrutar del ocio nocturno, lucen especialmente el casco antiguo y los locales próximos al puerto. Diversos pubs y terrazas te permitirán disfrutar de una velada tranquila disfrutando de un cocktail en un ambiente relajado o una velada más animada bailando hasta el amanecer.

El calendario festivo es otro atractivo de Tarragona. Si decides ir la primera semana de julio podrás asistir a la competición de fuegos artificiales en la Playa del Miracle. La fiesta grande de Tarragona es la de su patrona Santa Tecla, que se prolonga durante diez días en torno al 23 de septiembre con numerosas actividades de ocio y su procesión de elementos folclóricos y tradicionales de la ciudad. El primer domingo de octubre durante los años pares se celebra en la Tarraco Arena Plaza, el tradicional Concurso de Castells, que reúne a las colles de castellers más afamadas del país, las cuales construyen vertiginosos castillos humanos coronados por la anxaneta, el niño o la niña que levanta el brazo.

tarragona-nit_pdelreiUna gastronomía que combina los apreciados productos del mar con los de la tierra es el secreto de la buena cocina de Tarragona. Pesca abundante y fresca obtenida en el mayor puerto pesquero tradicional de Cataluña se conjuga con la rica agricultura, lo que permite concebir una cocina autóctona con un sabor especial.

Degusta el plato típico por excelencia, el romesco, una salsa espesa a base de frutos secos propios del campo de Tarragona, como las almendras y las avellanas tostadas, que se utiliza para acompañar el pescado: rape, lubina, merluza, gambas, langostinos y cigalas, cocidos en una olla de barro. Algunos restaurantes marineros de la ciudad han adquirido gran fama por sus arroces y rossejats.

Otro plato típico que se sirve desde enero hasta el mes de abril es lacalçotada, cuyo origen proviene de la vecina ciudad de Valls. El calçotes una cebolla tierna y alargada que se prepara asándola sobre una base de sarmientos y se come untándola en una salsa de romesco. Y para acompañar tan suculentas comidas, puedes optar por su carta de vinos con denominación de origen Tarragona.

Indispensable es el recorrido a lo largo de la Rambla Nova y por las calles adyacentes, donde puedes conocer los tradicionales y pequeños comercios del lugar, con un amplio abanico de tiendas y servicios. En el centro histórico encontrarás anticuarios, joyeros de diseño y reconocidos maestros en el arte de trabajar materias preciosas. Algunos de estos establecimientos conservan vestigios antiguos en su interior. Son también singulares y curiosos los mercados que se celebran al aire libre.

MÁS SOBRE TARRAGONA